Opinión

No me gusta la palabra “escrache”. Del mismo modo que no soporto los términos “bullying” o “mobbing”. Y paro aquí, por no seguir con una larga lista de barbarismos que me repatean. Se supone que cuando se adopta uno de estos curiosos neologismos, se hace para poder referirse a algo que, por su novedad, carece de nombre en la lengua propia. Ahora, no entiendo muy bien por qué se quiere dar la impresión de que son nuevas ciertas situaciones o actitudes que conocemos de siempre. Resulta que las concentraciones de denuncia de toda la vida eran “escraches” sin saberlo. Pero…
Ahí está el corralito del que se ha murmurado ya tantas veces. Han elegido como laboratorio social a una pequeña isla, Chipre, que depende para todo del exterior. Quieren estudiar si pueden dar un paso más allá en el expolio de la ciudadanía sin que explote. ¿Se saldrán otra vez con la suya? El capital se vale de los políticos para hincarle los dientes a los pocos ahorros que quedan, una de las últimas riquezas que aún está por robar. No dejan acceder a la gente a lo que es suyo, porque ésta lo ha confiado a los peores ladrones…
Me he sentido siempre muy afortunada por haber crecido entre mujeres. Todas ellas mujeres de rompe y rasga, que han hecho que me sintiera protegida, fuerte, autosuficiente... incluso invencible.
En las siguientes líneas se hace un repaso de varios conceptos económicos utilizados habitualmente y su evolución, además de tratar muy brevemente medidas que pueden facilitar la lucha contra el desempleo. Con la escandalosa cifra de casi seis millones de parados oficiales en el estado español y superando de largo los doscientos veinte mil en Euskal Herria, una destrucción del tejido económico galopante en el que comarcas enteras pierden toda fuente de empleo, parece que no hay alternativa a esta situación, donde la mentalidad del derrotado es la que quieren que impere. Si tomamos la media de las horas trabajadas…
Huelga el 29 de Marzo. Huelga el 26 de Septiembre. Huelga el 14 de Noviembre. Vaya racha de… ¿efervescencia social? Si es por los Sindicatos pequeños, la respuesta es afirmativa. Si es por los grandes, no es más que una especie de reality show de cara a la galería donde la política de pandereta y el paripé se funden en fraternal abrazo. Entiéndase el concepto “grandes” en el sentido de tener más minutos en los medios de comunicación y más capacidad de movilización, dato éste que contrasta con su incapacidad para frenar los recortes, las reformas laborales y demás retrocesos…
“Recuerde esto – dijo Tyler- la gente a la que intenta pisar son todas las personas de las que depende. Somos quienes le lavamos la ropa y le hacemos la comida y le servimos la cena. Le hacemos la cama. Cuidamos de usted mientras duerme. Conducimos ambulancias. Le pasamos las llamadas. Somos cocineros y taxistas, y lo sabemos todo de usted. Gestionamos sus pólizas de seguro y los cargos de su tarjeta de crédito. Controlamos cada momento de su vida. Somos los hijos medianos de la historia, educados por la televisión para creer que un día seremos millonarios y estrellas…

Agenda

Sin eventos