"Necesitamos ya mismo una segunda huelga de La Canadiense". Crónica del 1º de mayo en Bilbao

  • Una nutrida manifestación recorrió ayer Bilbao reivindicando el anarcosindicalismo.
  • “Debemos caminar hacia una gran movilización que logre transformar esta sociedad”, ha señalado la organización anarcosindicalista.

En un 1º de Mayo caracterizado por las limitaciones a la movilidad y la vulneración del derecho fundamental de manifestación, CNT salió a la calle en todo el Estado. En Bilbao la manifestación comenzó sobre las 11:30 en la céntrica calle Gran Vía, por la que también se manifestaron el resto de centrales sindicales. En ella, además de la pancarta general, las secciones sindicales salieron en bloques, para hacer más visibles sus reivindicaciones.

El mitin fue en la Plaza del Arriaga, lugar donde históricamente el anarcosindicalismo finaliza el Primero de Mayo en Bilbao. Esta vez se contó con cuatro personas, que hablaron profundizando en diferentes temas.

La ronda mitinera, que esta vez contó con traductora de signos, la abrió Endika. Además de denunciar los abusos policiales, que han aumentado exponencialmente desde el inicio de la pandemia, recordó que 2020 “fue un año negro para los trabajadores y trabajadoras, con 75 muertes en el trabajo sólo en Euskal Herria peninsular”. “Nuestra salud, física y mental, es la que está en riesgo cada vez que vamos a trabajar”, resaltó, señalando que “eso es terrorismo patronal”. Por ello resaltó la necesidad de organizarse, mediante las secciones sindicales, y lograr implantación, afiliación en los centros de trabajo. También envió un abrazo a todas las huelguistas, entre ellas a las del Grupo Alonso de Valencia; y también a extender la solidaridad con las compañeras de Xixón, “que están siendo juzgadas en un nuevo montaje contra la CNT”. Por último, finalizó recordando que es la gente corriente, y no líderes ni vanguardias las que “transformamos el sistema, las que acabaremos socializando los medios de producción para ponerlas al servicio de la clase trabajadora”.

Luego habló Mikel, de la sección sindical de Mediapost. En un estilo potente, reivindicó “la vigencia del anarcosindicalismo y su modelo sindical de secciones sindicales”, que está demostrando su eficacia, arrancando mejoras, en todo tipos de empresas. También recordó que los compañeros y compañeras de Mediapost “seguimos en lucha por nuestros puestos de trabajo y denunciando los abusos de este multinacional”.

Después siguió hablando Itsaso, esta vez intercalando euskera y castellano. Entre múltiples reivindicaciones, y como el trabajo reproductivo es trabajo, exigió permisos de maternidad decentes, ya que desde el año 1989, éstos han visto una evolución de un 0%. Acto seguido, y sin que esté en contradicción con lo anterior, “denunció el familiacentrismo al que nos obligan las instituciones y el estado, decidiendo por nosotras a quién puede y no puede cuidar la clase trabajadora”. También dio visibilidad a la lucha pensionista, interpelando al público quién tiene el dinero de las viudas que llevan trabajando toda la vida sin reconocimiento alguno y cobran ahora menos de 600 euros. Por eso, dejó claro que el 29 de mayo hay que salir a las calles a demostrar que la lucha pensionista es cosa de toda la ciudadanía. Denunció que la situación de precariedad que viven las personas jóvenes en el ámbito laboral, “demuestra el lugar que como sociedad les damos”, y refrescó la memoria a aquellas personas que insisten que las jóvenes son el futuro: “las jóvenes también son el presente, y eso no lo podemos obviar”. En lo que respecta a las personas migradas y extranjeras, quedo claro que “la ley de extranjería es terrorismo” y que las condiciones de trabajo a las que se enfrentan las personas extranjeras no se pueden permitir. Por eso Itsaso incitó a seguir luchando por los derechos de toda la clase trabajadora, sea su situación burocrática, la que sea. “Si todas las personas que nos vemos relegadas a la precariedad laboral perdiéramos el miedo, seríamos capaces de llevar adelante una segunda huelga al estilo de La Canadiense”, resaltó, y la herramienta para llevar a cabo esta lucha, nos la facilita CNT: “es necesario que perdamos el miedo a la autoridad”. Puso sobre la mesa el efecto empoderador y liberador que tienen la acción directa y el apoyo mutuo, “porque la fuerza de la clase obrera es sin duda la solidaridad”.

La ronda mitinera la finalizó Enrique. “Ha quedado claro, una vez más, que la Clase Trabajadora es la que crea la riqueza y que los partidos frenan al sindicalismo”, denunció en el acto. También trató el auge del fascismo, al que “no hay que darle tregua”. “Porque unos energúmenos voten opciones fascistoides y consigan escaños en un Parlamento, no se le debe ningún tipo de respeto”, señaló Enrique. Por último, en modo sarcástico, recordó que hay que invertir menos tiempo en imaginar conspiraciones galácticas y más implicación en luchar contra conspiraciones reales que sufrimos permanentemente: reforma laboral y reforma de las pensiones.

Después del mitin, los y las manifestantes acudieron al recién abierto Malatesta Kultur Lubakia, en la Calle Somera nº10 del Casco Viejo, el cual se inauguró al público, y al que se invita a acudir desde esta organización.

Más fotos aquí

  • Mayo 2, 2021

Agenda

Sin eventos

Lo más leído