El incendio de Valdegovia demuestra que no hay justificación posible para el cierre nocturno de los parques de bomberos

Imprimir

El sindicato CNT hace público que el abandono por parte de las Instituciones Públicas de la atencion de emergencias "convierte a las Instituciones responsables del trágico suceso en el que ha fallecido una persona y otra esté herida con pronóstico reservado". El incendió ocurrió la madrugada del martes 8 de diciembre en la localidad de Tuesta (Valdegovía), y la organización anarcosindical quiere denunciar las razones que le llevan a responsabilizar a las instituciones.


El parque de bomberos más cercano estaba a 3 minutos, y según CNT, "estaba cerrado ya que los Parques Comarcales de Araba (UCEIS) cierran en horario nocturno", a lo que habría que descontar "el tiempo de desplazamiento de los y las trabajadoras desde la capital, Gasteiz, lugar donde realizan el fichaje, hasta sus respectivos Parques". Además, los bomberos que acudieron al lugar salían de Gasteiz y Miranda de Ebro, "ambos con un tiempo de llegada superior a los 30 minutos", ha resaltado el sindicato.


Según CNT, "las instituciones son las responsables del abandono que gran parte de la población vasca sufre en materia de atención de emergencias", contraviniendo los presupuestos básicos de garantía de la cobertura y prestación integral para una respuesta y actuación eficaces, algo que para la organización anarcosindicalista es muy grave "ya que estamos hablando de vidas humanas".


También ha querido recordar que, con el Proyecto de Ley de Regulación de los SPEIS (actualmente en trámite) "no solo no se va a paliar esta situación", si no que se "institucionaliza la atención precaria en emergencias". "No hay estadísticas ni informes de rentabilidad que puedan justificar el ninguneo de vidas humanas", ha resaltado CNT, exigiendo que el servicio debe ser prestado las 24 horas, de manera pública y profesionalmente.

Por último, CNT recuerda que "el próximo 16 de diciembre una manifestación recorrerá las calles de Bilbao para exigir la retirada del Proyecto de Ley", así como la elaboración de uno nuevo. En la elaboración de esta nueva ley "deben participar sindicatos y profesionales, para garantizar la salvaguarda de las personas, sus bienes y el medio ambiente".